Ser Freelance

Como les comenté en el post del día miércoles, hoy vamos a hablar sobre qué significa “Ser Freelance”.

Algunos ya deben de saberlo, y otros no tienen por qué hacerlo, por eso aquí les va una guía rápida y fácil de entender.

Un freelancer es una persona que trabaja de manera independiente, es decir por su propia cuenta, para uno o varios clientes que contratan sus servicios profesionales.

No se necesita mucho más que arrancar. Claramente, la experiencia te va a dar más conocimientos en tu labor, y también si laburás bien (te manejás de forma responsable y profesional), el reconomiento y las recomendaciones de tus clientes no tardarán en llegar.

Ahora bien, muchas veces uno no sabe cómo comenzar, por eso, el post anterior te puede ayudar un poquito a conseguir tus primeros clientes. También, otra forma de empezar (creo que la mayoría fue por ese lado) es poco a poco, realizando trabajos para conocidos/amigos/familiares, ganar más confianza en nosotros mismos y saber si el camino por el que estamos transitando es realmente el indicado, el que nos gusta, y por el que queremos seguir.(Podés ir cambiando en el camino, uno va evolucionado como también así nuestros gustos), la idea es hacer, accionar, moverse.

Te la quiero decir, así, de una (pum!) no es fácil, y al principio seguramente nadie te llame, y tengas muy pocos clientes. ¡Pero está bien! Está bien que así sea, lo que no está bien es que te quedes con eso como excusa para no seguir.

Pensalo así, si si bueno, “el algoritmo de Instagram me jode la vida, mis publicaciones no llegan a nadie” , “si tan sólo mis historias se mostraran como lo hacían antes”, y muchas reflexiones más…

No digo que eso no pase, lo que digo es, -¿y cómo hacían antes sin Instagram? En la respuesta a esta pregunta encontrarás TU respuesta.

Haciendo y haciendo y mostrándose como sea. Hoy está Instagram , pero el día de mañana no sabemos si estará, o seguramente no va a estar igual a como lo conocemos ahora, entonces pensemos maneras de permancer perennes en el mundo digital, que vino para quedarse, y cada vez pisando más fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *